El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Siniestralidad mortal en el buceo profesional en España (1989-2014)

Ciudad Valls, Iván

Ecoiuris, 2 de Junio de 2015, Editorial Wolters Kluwer España

Iván Ciudad-Valls

Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, Grad IOSH.

El buceo profesional es una actividad laboral peligrosa recogida en la legislación laboral española en el Anexo I del Reglamento de Servicios de Prevención (RD 39/1997) y en el Anexo II del RD 1627/1997. Además, está incluida también dentro del listado del RD 1299/2006 de Enfermedades Profesionales.

Existe una variada tipología de buceadores profesionales:

  • Los recreativos o deportivos, es decir, monitores e instructores certificados y acreditados para formar o dirigir personas que quieren realizar buceo como actividad de ocio y que se estima en unos 4.500, aunque posiblemente ejerzan profesionalmente menos de un 10% de éstos.
  • Buceadores profesionales comerciales o industriales, que se dividen en dos subcategorías, aquellos que se dedican al ámbito de la acuicultura bajo el III Convenio Colectivo para la acuicultura marina nacional, que comprende a 42 empresas y 220 buzos profesionales y los que se dedican a las obras y mantenimientos bajo el II Convenio Colectivo de Buceo Profesional y Medios Hiperbáricos, que comprende a 40 empresas y entre 600 y 800 buzos profesionales.
  • Científicos, donde se incluirían a todos aquellos buceadores que ejercen su actividad profesional en medio hiperbárico derivada de una actividad de investigación científica. No se disponen de datos.
  • Buceo oficial, donde se incluirían a los buceadores que pertenecen al personal de emergencias y protección civil, fuerzas armadas y fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, (en la actualidad los únicos datos que disponemos son de los 223 agentes de la Guardia Civil, que pertenecen a los GEAS -Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas-).

CONTEXTO INTERNACIONAL

La OSHA (The Occupational Safety and Health Administration) norteamericana alertaba del alto riesgo de los buceadores profesionales y proponía priorizar su seguridad. Manifestaba que había una población expuesta de 10.000 buceadores comerciales en EE.UU. y se producían entre 6 y 13 accidentes de trabajo mortales anuales. El índice de incidencia mortal era de 28-50 accidentes por mil trabajadores. Se ha podido contrastar con las bases de datos estadísticas de EE.UU. que la población de buceadores comerciales en Estados Unidos en 2012 no alcanza las 4.000 personas. En enero de 2012, en EEU.UU. se firma una directiva (DOSH) de operaciones de buceo comercial para priorizar y garantizar las condiciones de seguridad y salud de este colectivo.

En el año 2002 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) denunció las condiciones laborales de los buzos Miskitos en la costa atlántica de Nicaragua. En un estudio realizado en el periodo 1996-2001 indican que ejercen la profesión de buzo comercial entre 2.500 y 3.000 personas, de los cuales 596 han sufrido algún tipo de accidente de trabajo que les incapacita para ejercer su profesión y 13 fallecieron a consecuencia de un accidente de trabajo. En septiembre de 2004, la Organización Panamericana de la Salud, perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) también denunciaba la situación en el informe "DERECHOS HUMANOS Y DISCAPACIDAD ENTRE LOS PUEBLOS INDÍGENAS. Atención integral de los buzos Miskito de Honduras"

En el año 2012 un estudio que realizó la Universidad de Bengen de Noruega, indicaba que en el periodo comprendido desde 1983 hasta 2007 fallecieron en su territorio por accidente de trabajo 8 buceadores comerciales, 5 de los cuales fue en buceo a saturación.

En el año 2010, los Guardacostas de Estados Unidos realizaron un comunicado indicando que entre 1990-2010 hubieron 428 accidentes de trabajo mortales de buceadores comerciales en su territorio.

En el año 2011, La HSE británica indicaba que en el Reino Unido hay aproximadamente 5.000 buceadores comerciales y unos 8.000 dedicados al buceo oficial. En sus datos indican que el índice de incidencia mortal está entre 0,2 y 0,4 accidentes por mil trabajadores. En 2012, un estudio de la Universidad de Bergen, Noruega, indicaba que entre 1965 y 1990 fallecieron 82 buceadores comerciales por accidente de trabajo en el Reino Unido.

La prensa británica saca a luz las condiciones de trabajo de los buceadores comerciales de las plataformas petrolíferas del norte de Europa. Entre 1965 y 1990 trabajaron 400 buceadores comerciales, de los cuales 123 quedaron incapacitados para ejercer su profesión y 17 fallecieron. La mayoría de fallecidos eran británicos. La prensa denuncia los experimentos ilegales que se realizaron con los buzos en saturación. En 2013 la película noruega "Pionner", denuncia también los hechos.

SINIESTRALIDAD MORTAL EN ESPAÑA

En los últimos veinticinco años se han identificado 47 casos de buceadores profesionales fallecidos ejecutando su profesión. En concreto 44 en el territorio español y 3 expatriados con empresas españolas.

En la figura 2, mostramos la evolución de la siniestralidad mortal de los buceadores profesionales españoles en los últimos veinticinco años. Se ha incluido la línea de tendencia, donde se puede observar claramente que existe una marcada tendencia al alza de accidentes de trabajo mortales en el buceo profesional en nuestro país.

La figura 3, muestra la siniestralidad mortal de los buceadores profesionales desagregado por diferente tipología. Es destacable indicar un dato relevante, tres de cada cuatro accidentes de trabajo mortales fueron de buceadores comerciales (Fig.4) y que, desde el inicio de la crisis económica (2008), los buceadores comerciales han sufrido casi el ochenta por ciento (78,9%) de los accidentes laborales mortales de los últimos veinticinco años. Resaltar también que desde el año 2008, el 34,6% de los accidentes de trabajo mortales se ha producido entre los buceadores de obras y mantenimiento y el 66,7% entre los buceadores acuicultores.

Estos datos elaborados a partir de valores absolutos podrían parecer anecdóticos, por lo que hemos tratado de estimar el índice de siniestralidad de la actividad para reflejar la trascendencia del problema. Para ello, hemos trabajado con el índice de incidencia mortal por mil trabajadores.

En primer lugar, hemos recogido los índices de incidencia de accidente de trabajo mortal oficiales que aparecen en las estadísticas del Ministerio de Trabajo y del INE (Instituto Nacional de Estadística). En la figura 4, se observa que existen cinco actividades (que incluyen diferentes divisiones) con un índice de incidencia mortal muy por encima de la media del índice de incidencia mortal por accidente de trabajo en España. Estas actividades han sido en los últimos años objeto de planes de seguimiento y control debido a su alta siniestralidad. En concreto destacan las industrias extractivas, siendo la actividad con mayor índice de incidencia mortal por accidente de trabajo de España en los últimos años.

El hecho de no existir un censo de buceadores profesionales en España dificulta mucho conocer la población expuesta, pero a través de los datos con los que trabajamos estimamos que el colectivo de buceadores profesionales estaría situado en un rango entre 800 y 2800 buzos. Así pues, hemos procedido a realizar los cálculos de índice de siniestralidad mortal por accidente de trabajo estimado entre estos dos límites, obteniendo la gráfica que aparece en la figura 5, la cual es comparada con las industrias extractivas. A pesar de que estos datos son estimados creemos que el índice de incidencia mortal real para el buceo profesional en España estaría en alguna parte entre los dos límites que hemos establecido, en cualquier caso se evidencia que es, con mucho, la actividad profesional que presenta un mayor índice de incidencia mortal por accidente de trabajo en España y esta afirmación debería alertar a las autoridades competentes de la trascendencia de este asunto, y proceder a adoptar medidas que permitiesen solucionar esta situación .

Cuando manifestamos que es, con mucho, la actividad profesional con mayor índice de incidencia mortal por accidente de trabajo en España, lo que queremos decir que es lo siguiente:

Los buzos profesionales en el año 2014 presentaron entre 83,3 y 291,7 veces más riesgo de tener un accidente de trabajo mortal que la media de la fuerza laboral española restante.

Los buzos profesionales en 2014 tuvieron entre 4,2 y 14,8 veces más riesgo de tener un accidente de trabajo mortal que los trabajadores de las industrias extractivas.

CONCLUSIONES

• Se mantiene una tendencia al alza en el número registrado de accidentes de trabajo mortales producidos durante la realización de buceo profesional en España.

• En España, durante los últimos 25 años se ha registrado que tres de cada cuatro accidentes de trabajo mortales que se han producido fueron de buceadores comerciales.

• Desde el inicio de la crisis económica (2008) se ha podido comprobar quelos buceadores comerciales han sufrido casi el ochenta por ciento (78,9%) de los accidentes laborales mortales de los últimos veinticinco años. Desde el año 2008, el 34,6% de los accidentes de trabajo mortales ha sido entre los buceadores de obras y mantenimiento y el 66,7% entre los buceadores acuicultores.

• Los buzos profesionales muestran una probabilidad mayor, concretamente entre 83 y 292 más veces de riesgo de tener un accidente de trabajo mortal que la media de la fuerza laboral española.

• Se realiza buceo con equipo de respiración autónomo en solitario, prohibido por la legislación vigente.

• Tres de cada cuatro fallecidos utilizaba equipo de respiración autónomo.

• Nueve de cada diez fallecidos no utilizaba ningún tipo de comunicación con superficie.

Existen incumplimientos que se consideran graves en la normativa actual vigente, en concreto nos referimos a la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995), las normas que la complementan y desarrollan y la norma de seguridad para el ejercicio de actividades subacuáticas (Orden de 14 de octubre del año 1997).

BIBLIOGRAFIA

Ciudad-Valls, Iván: Siniestralidad mortal en el buceo profesional en España. Primer encuentro de buceo profesional. Lugar: Barcelona. Fechas: 27 – 28 de Diciembre de 2014. Tipo: Comunicación Oral.

Ciudad-Valls, Iván, «SOS: Diver in danger», Riesgo Laboral, junio 2012, no 40, pp. 44-47.

Ciudad-Valls, I: Siniestralidad en el buceo profesional. Congreso Internacional Grandes Accidentes Marítimos. Lugar: Bilbao. Fechas: 25 – 27 de Abril de 2012. Organización: Asociación Vizcaína de Capitanes de la Marina Mercante, Autoridad Portuaria de Bilbao y Universidad del País Vasco (UPV). Tipo: Comunicación Oral. Publicación: Actas del Congreso.

Ciudad-Valls, Iván, «Prevención de Riesgos Laborales en las actividades subacuáticas», IUSLabor no 3, 2006. Universidad Pompeu Fabra.

Ciudad-Valls, Iván, «Condiciones de trabajo en actividades subacuáticas», Erga noticias – INSHT – no 86, 2004, p.3.